Década de 1970

Otra vez, Independiente empezó en las semifinales en la Libertadores de 1974. En esta instancia se midió con Peñarol y el Huracán de Menotti. Dos triunfos y dos empates lo pusieron en la final ante el San Pablo.

El primer encuentro, jugado en Brasil, fue ganado 2 a 1 por los locales. El desquite se llevó a cabo cuatro días después e Independiente ganó 2 a 0. Otra vez tercer partido. Fue en Santiago de Chile, ante 45.000 personas, donde el Rojo se impuso por 1 a 0. El gol lo anotó Pavoni de penal y posteriormente, el arquero Carlos Gay le atajó uno a Zé Carlos. El equipo que nuevamente trajo la Copa formó con Gay; Comiso, López, Sá y Pavoni; Galván, Raimondo y Semenewicz; Balbuena, Bochini y Bertoni.

La segunda Copa Interamericana, lograda en 1974, se jugó contra el Deportivo Municipal de Guatemala. El 24 de noviembre el Rojo ganó por la mínima diferencia con gol de Bochini. La revancha, dos días después, los guatemaltecos se impusieron por el mismo resultado. Después del suplementario sin goles llegaron a los penales. Allí el Rey de Copas ganó 4 a 2. Gay contuvo un penal.
En 1975 se jugó la Copa Intercontinental correspondiente al año anterior frente al Atlético Madrid (reemplazó al Bayern Munich, que desistió). En Avellaneda ganaron los argentinos 1 a 0 con gol de Balbuena. Luego, los españoles vencieron 2 a 0 y se llevaron la Copa, porque se había modificado la reglamentación a último momento.

En ese 1975 concluyó la impresionante serie inigualada de cuatro Copas Libertadores seguidas. Arrancó perdiendo en las semifinales ante Rosario Central y ante el Cruceiro, 2 a 0 y como visitante. Independiente estaba virtualmente eliminado. Sin embargo, doblegó por el mismo resultado, en la revancha, a los rosarinos. Al Cruceiro había que ganarle en la Doble Visera por tres a cero para llegar a la final. ¡Independiente lo logró! Pavoni (de penal), Bertoni (olímpico) y Ruiz Moreno (de cabeza), anotaron los goles.

Las finales se jugaron contra la Unión Española de Chile. En Santiago, el Rojo cayó 1 a 0 sobre la hora. En Avellaneda, los argentinos ganaron 3 a 1 con tantos de Percy Rojas, Pavoni y Bertoni. El desempate se realizó en Asunción del Paraguay. Independiente ganó 2 a 0 con goles de Ruiz Moreno y Bertoni de tiro libre. La Copa Interamericana de ese año no se disputó. El rival debía ser el Transvaal de Surinam, pero desertó.

Ricardo Bochini y Daniel Bertoni se habían convertido en figuras espectaculares, de fama internacional. Fueron los factores esenciales de un poderío ofensivo asombroso, que apabulló rivales y asombró a los amantes del fútbol efectivo y bien jugado.
En 1976 se obtuvo la tercera Copa Interamericana ante el Atlético Español de México. Los partidos se disputaron en Venezuela. El 26 de agosto igualaron 2 a 2 con goles de Bochini y Villaverde, quien convirtió allí el único gol de su brillante carrera en el Rojo. Tres días más tarde volvieron a empatar, esta vez 0 a 0. En los penales Independiente fue más efectivo y ganó 4 a 2. Gay volvió a contener un remate rival.

El 20 de noviembre de 1977 Independiente arrancó el torneo Nacional bajo las ordenes de José Omar Pastoriza. La primera rueda fue casi un trámite, producto de cinco partidos ganados, un empate y una derrota. En la segunda, ganó cinco encuentros consecutivos.

A dos fechas para las semifinales, el Rojo perdió dos partidos al hilo pero eso no impidió el pase a la siguiente etapa, donde enfrentó a Estudiantes. Independiente se clasificó después de empatar 1 a 1 en la Plata y en Avellaneda y definir la serie en el alargue con los goles de Trossero y Bochini.
La final fue Talleres de Córdoba. En la Doble Visera igualaron 1 a 1. La revancha se jugó el 25 de enero de 1978. Fue una de las más grandes hazañas del fútbol argentino. El partido estaba 1 a 1 gracias a los goles de Outes y Cherini. A los 29 el partido se desvirtuó. Un gol de Bocanelli con el puño fue el causante. Los jugadores de Independiente no aceptaron la decisión del juez y comenzaron un reclamo airado. Como consecuencia fueron expulsados: Trossero, Larrosa y Rubén Galván. Faltaban 15 minutos, Independiente necesitaba empatar para ser campeón pero parecía imposible por la diferencia numérica. Pastoriza puso en la cancha a Biondi y Bertoni para ir por el milagro. Y el empate llegó. Bochini, tras una pared con Bertoni, de zurda, derrotó al arquero Gibaudo. Era el 2 a 2, el delirio de todos los visitantes, el silencio de un público cordobés que miraba atónito una definición inesperada.

Con el recuerdo de la hazaña, Independiente también se queda con el Nacional del ’78. El Rojo dejó en el camino a Colón en los cuartos de final y a Talleres de Córdoba en la semi. La final fue ante River. Fue 0 a 0 en el Monumental y 2 a 0 en Alsina y Cordero con dos goles de Bochini. Otra vez campeón.

Fuente: Independiente el campeón

Anuncios

About this entry